domingo, 17 de enero de 2010

Ballet, más que una danza

Decir que el Ballet es solo una danza, sería quedarse un poco corto de palabras. La danza clásica se podría decir que es sinónimo de...

Imagen de "www.about.com"
1. Coordinación.
2. Ritmo.
3. Flexibilidad.
4. Fuerza.
5. Equilibrio.
6. Memoria.
7. Actitud escenica.
8. Perseverancia.

Y todas estas combinadas, son las que le agregan la tan aclamada dificultad con la que se relaciona siempre a dicha danza. La capacidad para ir siguiendo a tiempo la coreografía marcada por la música, requiere siempre tener una concentración constante, y por sobre todo, un buen oído. Tener la disponibilidad técnica necesaria para realizar los pasos que la danza ofrece, ya hace que la misma, no sea una danza para cualquiera, y es aquí donde quizá hay un gran "filtro" en el que quedan muchas y muchos bailarines. A veces cuesta hacerle entender a un bailarín joven que ciertas partes de la danza, solo van a salir después de un tiempo y con mucho trabajo. De la paciencia, nace la perseverancia, y con ésta última, se marcan los objetivos de uno. Por eso la misma, es muy importante para la carrera del bailarín, ya que en todo momento va a haber metas por lograr. También hay que destacar, que ciertas veces el ballet requiere que sus bailarines hagan interpretaciones, lo cual esto implica saber actuar. A lo que quiero llegar con esto, es que ya desde el vamos, queda claro que el ballet no se trata solamente de bailar nomás.



Un cambio notorio que no tarda en llegar

Claro que la técnica toma sus años para llegar. Pero lo bueno es que va apareciendo de a poco, y es perceptible, a tal punto que uno mismo se dá cuenta de que ciertas actividades que realiza en el momento, antes le resultaba imposible. En mi caso, había empezado clásico en mayo, y solamente iba una clase por semana. Un ritmo bastante lento, se podría decir, pero es que solamente estaba probando y no tenía mucho tiempo. Con esa realidad, mucho no esperaba de mí mismo. Hasta que aproximadamente a los dos meses, algo había cambiado. Las piernas se habían vuelto más musculosas, mucho mas "marcadas" que antes de haber empezado ballet. En las clases de gimnsasia de la escuela, en los multiples ejercicios que hacíamos después de correr, me salían mucho más fácil. Por ejemplo, estabamos parados y teníamos que tocar el piso con los dedos, y yo llegaba hasta a apoyar las palmas y mis amigos ni podían tocar el piso ni con los dedos. Era claro, tenía mucha más movilidad que antes. Inclusive, tenía más energía, cuando jugabamos a la pelota saltaba más alto, corría más por lo que me vi beneficiado mucho en el futbol. No recuerdo en que país, pero había un entrenador que obligaba a sus jugadores a que tomaran clases de ballet, ya que aseguraba que les servía para tener un mejor control del cuerpo. Y en realidad, cualquiera que haya tomado algunas clases, podrá comprobar que es cierto, se nota mucho la diferencia después.

Creo que ahora y más que antes, se justifica más la elección del título...

Gracias por leerlo.

Estaría bueno que compartas tu opinión y/o experiencias acá también!! //¿Cuál fué el cambio en ti que más te llamo la atención después de haber tomado clases de ballet?
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
Copyright: Licencia de atribución. Para reproducir total o parcialmente el contenido de la publicación, deberá citar como fuente la dirección de la presente página web (www.pasiondelballet.com.ar) 

¡¡Comparte esta publicación!!

votar