miércoles, 9 de diciembre de 2009

El Dilema de los Pirouettes


Parece increíble. Pero si un día no te tienen que salir, no te salen, y por más que los intentes una y otra vez, siempre termina siendo un mal gusto acabarlos mal porque nos terminamos cayendo, o simplemente por el hecho de que no los pudimos encarar bien desde el principio, y ya arrancamos girando mal. Es que todavía no logro encontrarle "el truco", y no es que no sepa la técnica. Como novato en la danza, diría que es uno de los pasos más complicados que tiene la misma. El problema, es que es uno de los que más me gustan, ni hablar del Fouette, entonces tengo esa ambición por hacerlos, y no hay día en que no intente hacerlos. Aclaro, no siempre me salen mal, y en buenos días, puedo hacer hasta 2 pirouettes, y mi record fué 3, hace un par de días.




Lo que he notado, es que si luego de fallar muchas veces al intento de hacer las piruetas, nos ponemos a hacer otras cosas, y luego volvemos a intentar hacerlas, nos salen bien! o dentro de todo, algo mucho mejor que antes.
¿Será que nos hemos distendido y hemos dejado de pensar tanto, o que el hecho de haber efectuado mal la técnica de "spot", nos provocaba un leve mareo, el cual era el culpable de hacernos perder el balance? ¿Serán las dos cosas? Ups, cuantas incognitas. La primera tiene más que ver con un tema de la mente, y la segunda, algo que es también, más probable. El spot, aunque garantiza en un alto grado, reducir el mareo producto de los giros, a veces pareciera con que atenta a hacernos perder el equilibrio. De hecho, conocí a un bailarín hace unos meses, que hacía más de 3 años que bailaba, pero cuando hacía las piruetas, no dejaba la cabeza, algo que me llamó la atención y al haberle preguntado, me dijo que si hacía spot, lo perjudicaba a la hora de mantener el balance.
Entonces quizá, ya no pasa por el tema de "conocer la técnica", sino que lógicamente, aplicarla correctamente, o al menos, intentar aplicarla.

Otro caso. Supongamos que nos salió una pirueta como dios manda. Pareciera a proposito, porque si uno luego vuelve a intentar hacer otra, no sale del todo bien o sale desastrosa!!. Entonces pareciera como que hay un factor... "psicológico", y es a el, al que le hecho la culpa a menudo.
¿Cómo puedo sostener esta teoría? Dando un ejemplo demasiado sencillo, pero seguro que me vas a entender, tan solo pedile a alguien que te vea como haces las piruetas. ¿Viste que no es lo mismo que cuando las hacías vos solo?

En fin, no estoy queriendo marcar una definición del por qué de las cosas, más bien son conclusiones personales que podrían estar o no, acertadas. Tengo 17 años, y empecé danza en Mayo de este año. La profesora nos dijo que estabamos, de alguna manera, más avanzados, ya que las piruetas recién se empiezan a ver al año y medio en ciertos estudios.



Creo que va a llevar tiempo lograr hacerlas bien, mucha práctica y mientras tanto, nosotros, aquellos que hayan empezado danzas hace poco, se van a tener que conformar con la "suerte del principiante", y que les sirva en cierto sentido, como motivación para seguir intentando todo el tiempo. Lo cierto es que quizá de acá a un par de años, ya hacer piruetas, no va a pasar por el hecho de haber tenido suerte un día, dos días o tres, sino que van a salir, o van a salir, y eso está re bueno.

Estaría bueno que compartas tu opinión acá también!! ¿Que pensás?

¡¡Comparte esta publicación!!

votar